Decenario Mod. 2004

No Disponible

Decenario Mod. 2004

12,00 €

Producto Disponible (10 En Stock) - (Imp. Incluidos)

EAN / Cod. Barras3720100000126
Peso0,01 Kg




Pulsera decenario en hilo de algodón y goma elástica con cuentas de madera granate y estrella que simboliza a la Virgen María en piedra en color marfil.

En medio de la oscuridad de la noche, los marineros durante siglos han mirado a las estrellas para poder orientarse en el inmenso océano y llegar a puerto. La Virgen María es estrella que guía en la travesía de la vida, la invocamos como estrella de la mañana, que anuncia la llegada del Señor, el Sol que va a iluminar el mundo; estrella de esperanza que nos trae al Salvador; estrella del mar, que nos conduce a Cristo, nuestro puerto seguro. (VER DESCRIPCIÓN)

Trabajado a mano por las hermanas de Iesu Communio.



Pulsera decenario en hilo de algodón y goma elástica con cuentas de madera granate y estrella que simboliza a la Virgen María en piedra en color marfil.

En medio de la oscuridad de la noche, los marineros durante siglos han mirado a las estrellas para poder orientarse en el inmenso océano y llegar a puerto. La Virgen María es estrella que guía en la travesía de la vida, la invocamos como estrella de la mañana, que anuncia la llegada del Señor, el Sol que va a iluminar el mundo; estrella de esperanza que nos trae al Salvador; estrella del mar, que nos conduce a Cristo, nuestro puerto seguro.

Tanto en los momentos de alegría o de preocupación confíale a Ella todo lo que hay en tu corazón, mira a la estrella, invoca a María...

Si se levantan los vientos de las tentaciones,
si te ves arrastrado contra las rocas del abatimiento,
mira a la estrella, invoca a María.

Si eres batido por las olas de la soberbia,
de la ambición, de la detracción o de la envidia,
mira la estrella, invoca a María.

Si la ira o la avaricia o la seducción carnal
sacuden con furia la navecilla de tu espíritu,
vuelve tus ojos a María.

Si te asalta el peligro, la angustia o la duda,
recurre a María, invoca a María.

Que nunca se cierre tu boca al nombre de María,
que no se ausente de tu corazón.
Si la sigues, no te desviarás;
si recurres a ella, no desesperarás.
Si la recuerdas, no caerás en el error.
Si ella te sostiene, no vendrás abajo

(San Bernardo).